Cristian Herrera, Home orquestra a la torre d’ivori
Cristian Herrera

Hombre orquesta en la torre de marfil

Proyecto deslocalizado

Una torre de marfil es un lugar –o un ambiente– donde la gente está felizmente separada del resto del mundo en favor de sus propias actividades, generalmente mentales y esotéricas. Desde el siglo XIX, se ha utilizado para designar un entorno de búsqueda intelectual desconectado de las preocupaciones prácticas de la vida cotidiana. En Japón, medio millón de personas viven como ermitaños modernos. Se les conoce como hikikomori, solitarios que se retiran de todo contacto social y, a menudo, no abandonan su casa en años. Un hombre orquesta es un músico que toca varios instrumentos musicales al mismo tiempo usando sus manos, pies, miembros y varios aparatos mecánicos. También se usa este término para referirse a alguien capaz de ejecutar varias acciones simultáneamente o asumir varios roles en una empresa.

 

Cristian Herrera Dalmau es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona (2012). 

En 2014, gana el Premio Miquel Casablancas en la modalidad de obra con la pieza Dividir una montaña. Gasta el dinero del premio en producir el vídeo Ciprés ardiendo a medio gas. Después desatiende su actividad artística casi por completo y se centra en el diseño y la producción de objetos por encargo, actividad que deviene su principal medio de sustento. En 2016 se hace pasar por interiorista y constructor: aprende lo necesario mediante tutoriales de YouTube y reforma las oficinas de una empresa de desarrollo. Durante los últimos cinco años dedica la mayor parte de su tiempo libre a construir cuidadosamente su estudio, del que apenas sale.